El Gobierno identifica 28 estaciones de aguas subterráneas en la provincia contaminadas por nitratos de origen agrario

Las masas de agua subterráneas señaladas por el departamento que dirige Teresa Ribera se ubican en dos de las tres confederaciones hidrográficas que discurren por suelo burgalés, la del Duero (CHE) y la del Ebro (CHD), siendo la del Cantábrico (CHC) la que no tienen ninguna estación contaminada. El Gobierno central ha determinado, ateniéndose a la legislación vigente, que las aguas contaminadas presentan una concentración de nitratos superior a 50 miligramos por litro (mg/l).

Los vecinos de Quintanilla del Agua sufren cortes de agua debido al mal estado de la red de suministro

l pueblo de Quintanilla del Agua está sufriendo cortes puntuales de agua debido a las averías que está registrando la red de suministro por su antigüedad. Este problema está afectando gravemente a los vecinos de la localidad y más en está época del año, cuando se incrementa la población con la llegada de veraneantes. Por el momento los cortes se están llevando a cabo por la noche y en las horas más críticas del día los vecinos sí que pueden dar uso de este bien.

Una tromba de agua anega Burgos

Había avisos de tormenta y, tras un primera llamada de atención por la mañana, la lluvia ha llegado intensamente a Burgos. Una tromba de agua, acompañada incluso de granizo, ha alterado la sobremesa de los burgaleses, ocasionando problemas por balsas en la calzada, atranques en el alcantarillado e inundaciones en garajes.

El proyecto de la depuradora cumple la evaluación ambiental

El procedimiento se ha salvado con una revisión simplificada, por lo que se han acortado los plazos para iniciar la actuación de ampliación el próximo año. Las obras pueden afectar al yacimiento romano de Arce-Mirapérez El proyecto de ampliación de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) ha salvado un trámite importante para invertir los…

La sequía aumentará las «ocasiones de peligro» en la campaña contra incendios forestales en Burgos

La Junta de Castilla y León tuvo que declarar, hace quince días, peligro medio de incendios forestales ante la previsión de elevadas temperaturas (se superaron los 30º), acompañadas por viento y la importante sequía que sufren nuestros campos. La situación se ha normalizado ahora, si bien sigue sin llover, por lo que se esperan más «ocasiones de peligro» en el verano burgalés.