NoticiasPozo de Santa Casilda
El alcalde de Salinillas de Bureba, Tomás Camino, alerta del descenso del nivel del manantial y responsabiliza al Ayuntamiento de Briviesca por el bombeo de agua en un acuífero cercano para suministrar a la capital de la comarca

Alarma en el municipio de Salinillas de Bureba, al que pertenecen  las juntas administrativas de Revillalcón, Salinillas y Buezo de Bureba, término en el que está enclavado el santuario de Santa Casilda, levantando sobre un peñasco; en la zona más baja se localizan unos manantiales, conocidos en la comarca como pozos, el pozo blanco y el pozo negro, cuyas agua, cuentan, dieron la salud a Casilda y fecundidad a muchas mujeres. Desde hace semana y pese a las lluvias que están regando la geografía burgalesa, el nivel del agua del pozo blanco ha ido descendiendo, dejando al descubierto los cantos rodados de la superficie que antes estaban cubiertos por el agua hasta casi unos 30 centímetros, agua que  bajaba con fuerza por el canal hasta el pozo negro.

Esta estampa, habitual en el paraje natural de Santa Casilda, se ha alterado a medida que el nivel de agua del pozo blanco descendía; en la misma o mayor proporción ha ido creciendo la preocupación en el Ayuntamiento de Salinillas, con un alcalde, Tomás Camino, desconcertado por ver como se seca el manantial, situación que no se da casi nunca, «ni siquiera el año pasado que fue tan seco», dice.

Camino Gómez cree conocer cuál es la causa, aunque reconoce que por ahora no puede demostrarlo. Según explica, podría deberse a las obras que el Ayuntamiento de Briviesca llevó a cabo hace unos meses en uno de los pozos de los que se abastece, completando así el suministro a la ciudad desde la presa de Alba. El regidor recuerda que, según han confirmado algunos estudios, el subsuelo de la zona es una gran balsa de agua procedente de una misma veta, que se extiende muchos kilómetros, llegando incluso hasta Villaverde Peñahorada, de tal manera que podría suceder que cualquier perforación para bombear agua podría afectar al manantial del pozo blanco, aunque él pone el foco en el abastecimiento a la capital briviescana. «Hay una laguna de agua de la que se surte al pozo blanco, Salinillas, Revillalcón, Aguilar de Bureba e, incluso, Santolín», añade el alcalde, que incide en que si Briviesca ha bajado de nivel dos metros para bombear agua, «podría estar chupando agua».

Desde este manantial se suministra Buezo de Bureba y Santa Casilda, no así Salinillas que lo hace desde otro pozo que también llega a Aguilar de Bureba. La alcaldesa de Buezo, Trinidad Martínez, asegura que por ahora a los domicilios particulares del pueblo llega el agua con igual potencia, y que el descenso de nivel del pozo no incide porque la captación está más baja. En todo caso, también muestra su preocupación por el estado de los pozos, que son un atractivo de la zona y cree que habrá que estudiar a qué es debido, sin aventurarse a ‘responsabilizar’ a nadie.

alcalde de briviesca. El alcalde de Briviesca por su parte, confirma que se ha hecho una actuación en el pozo de Castrotoño, en el término municipal de Briviesca, donde se ha cambiado las tuberías, pero que no se han hecho perforaciones nuevas. Marcos Peña da poco credibilidad a esa ‘teoría popular’ de que cuando Briviesca bombea agua desciende el nivel de los pozos de Santa Casilda, aunque puede ser certero «que se trate de un mismo acuífero, pero no hay datos de que la toma de agua de Briviesca perjudique a los pozos».

Peña añade que han estado meses sin bombeado agua de ahí porque en verano se suministran de la presa de Alba, pero confirma que en otoño e invierno si se coge el agua de los pozos de Castrotroño y Santa Olalla y no desde la presa.

 

FUENTE: DIARIO DE BURGOS