NoticiasImagen de archivo de la depuradora de Pancorbo. RICARDO ORDÓÑEZ - ICAL - Una Gota de Agua Burgos

El convenio de colaboración entre ambas instituciones busca solucionar «el gran problema con la depuración de aguas que tienen los pueblos burgaleses», según el portavoz del Gobierno provincial, Lorenzo Rodríguez.

La Junta de Gobierno de la Diputación de Burgos ha aprobado el convenio de colaboración entre la Junta de Castilla y León y el resto de diputaciones de la región. Mediante este trabajo conjunto las instituciones pretenden avanzar en la solución del problema existente en la depuración de aguas en la provincia de Burgos. Así lo ha afirmado Lorenzo Rodríguez, portavoz del equipo de Gobierno, «los ayuntamientos de Burgos tienen un gran problema con la depuración de aguas».

El convenio de colaboración ha sido aprobado y ahora comenzarán a desarrollarse las cuatro fases que lo componen. Aunque Rodríguez ha apuntado que no hay periodos, el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, señaló a primeros del mes de septiembre que el objetivo era realizar 300 actuaciones de depuración de aguas durante esta legislatura con una inversión aproximada de 120 millones de euros en municipios que tengan entre 500 y 2.000 habitantes.

Comenzarán ahora en trabajar en la elaboración de un documento que analice la situación de la depuración de aguas en todos los municipios burgaleses de entre 500 y 2.000 habitantes, son unos 67 pueblos. Posteriormente, una vez que esté elaborado este documento y con el informe de situación realizado, la Junta, la Diputación y los ayuntamientos estudiarán y realizarán las obras necesarias para solucionar la falta de depuración de aguas. En el caso de las intervenciones, la Junta abonará el 40 por ciento del presupuesto de las obras, la Diputación aportará otro 40 por ciento y los ayuntamientos, el 20 por ciento restante.

El tercer punto de este convenio sería el análisis de las necesidades de depuración de los municipios con población inferior a 500 habitantes. La inversión, según apuntó Suárez-Quiñones, estaría cerca de los 150 millones de euros para todos estos pueblos de la región con el fin de lograr el límite cero de aguas sin depurar a los ríos.

Por último, tanto la Diputación como la Junta realizarán el seguimiento de todas las obras para el buen funcionamiento de las mismas. La Diputación firmará en breves este convenio que la Junta de Gobierno ha aprobado en Burgos.

Por otro lado, la Junta de Gobierno ha aprobado la continuidad del Programa Crecemos, orientado a facilitar la conciliación de la vida familiar y laboral en el mundo rural. Dentro de este programa cada ayuntamiento recibirá 11.500 euros para financiar mecanismos que ayuden a las familias en este sentido.

Fuente: burgosconecta.es