NoticiasLos pantanos burgaleses comienzan el verano al 90% de su capacidad | Una Gota de Agua Burgos

Tanto el embalse del Ebro como el de Úzquiza tienen más agua embalsada que la media de la última década.

Los pantanos burgaleses encaran el estío con buenas perspectivas. Y es que, las copiosas lluvias registradas durante la primavera han permitido que el volumen de agua embalsada se mantenga en unos niveles más que aceptables, de alrededor de un 90% en todos los casos, lo que supone un nivel similar al registrado en las mismas fechas del año pasado, pero superior a la media de la última década.

La situación más positiva se registra en los dos embalses más grandes de la provincia. Así el pantano del Ebro, situado entre Burgos y Cantabria, cuenta ahora mismo con alrededor de 486 hectómetros cúbicos de agua embalsada, lo que supone algo más del 90% de su capacidad total, establecida en 540 hectómetros cúbicos. Si bien, el año pasado por estas fechas contaba con 26 hectómetros cúbicos más de agua embalsada (un 94%), lo cierto es que la situación este año es más positiva que la media de los últimos diez años (478 hectómetros cúbicos y un 88,5%).

Mientras tanto, el pantano del Sobrón, segundo gran embalse de la cuenca del Ebro en la provincia, se mantiene por encima del 90% de su capacidad (16,5 hectómetros cúbicos), si bien, esa circunstancia es más habitual.

Una situación muy similar se registra en la cuenca del Arlanzón, cuyo sistema de embalses, del que se abastece la capital provincial y todo su alfoz, presenta una situación muy favorable en este inicio del verano. En concreto, el antiguo pantano de Arlanzón cuenta con casi 20 hectómetros cúbicos de agua embalsada, lo que supone un 90,8% de su capacidad, un volumen similar a la media de los últimos años.

Aguas abajo, el embalse de Úzquiza cuenta con 65,69 hectómetros cúbicos de agua, lo que supone el 87,6% de su capacidad total. En este caso, la situación es muy similar a la que presentaba en las mismas fechas del año pasado, pero se encuentra casi siete puntos por encima de la media de la última década (61 hectómetros cúbicos).

Mientras tanto, se continúa a la espera de la conclusión de las obras en la presa de Castrovido, que tiene previsto el inicio de las pruebas de resistencia después de este verano.

 

Fuente: burgosconecta.es