Noticias

Los vecinos de Quintanilla del Agua están padeciendo cortes nocturnos y de hasta ocho horas en el consumo de agua, evitando las horas críticas del día, para poder arreglar las antiguas tuberías

El pueblo de Quintanilla del Agua está sufriendo cortes puntuales de agua debido a las averías que está registrando la red de suministro por su antigüedad. Este problema está afectando gravemente a los vecinos de la localidad y más en está época del año, cuando se incrementa la población con la llegada de veraneantes. Por el momento los cortes se están llevando a cabo por la noche y en las horas más críticas del día los vecinos sí que pueden dar uso de este bien.

En la localidad de la comarca del Arlanza ven esta situación con preocupación ya que no saben cuánto tiempo pueden durar estos cortes intermitentes en el suministro de agua. Un bien inmaterial imprescindible para todos. El alcalde de Quintanilla, Fermín Tejada, asegura que de momento «tenemos agua pero el problema es que las redes de suministro nos están dando averías porque el material del que están hechas es muy viejo».

A este problema se le suma que muchas de las empresas encargadas de estos arreglos están de vacaciones y los trabajos de reparación se demoran, según explica Tejada. «Lo que estamos haciendo es ir cortando el agua y levantando las aceras y en mientras es obligatorio hacer cortes en la red de suministro», afirma.

La preocupación está presente tanto en vecinos como en el alcalde que no ceja en llevar a cabo estos arreglos con la máxima urgencia para que no afecten a los vecinos. «Si la avería es muy grande sí que es necesario realizar cortes por la noche para no desperdiciar demasiada agua. Dejamos a la gente dar uso de este bien durante las horas críticas del día como es la hora de comer», explica el alcalde de la localidad.

Asimismo, Tejada asegura que los vecinos entienden que la red es antigua y que lo están sobrellevando como pueden al no ser una situación límite de escasez de agua. «Estamos trabajando día a día para solucionar cuanto antes esta problemática. El agua es imprescindible y estamos preocupados», afirma.

La solución, por el momento, pasa por afrontar cada día los incidentes que surjan y esperar a que no se sucedan las fugas y deterioros en la red de suministro que este año se ha visto afectada por unas siete averías, muy por encima de otros años. Gracias a los planes provinciales que da la Diputación se están llevando a cabo estos arreglos que, aunque llevan su tiempo, son muy urgentes para la localidad.

De igual forma, las piscinas de Quintanilla se están viendo afectadas y para su alcalde «lo principal es poder llevar el agua a las casas». Si bien es cierto que las piscinas son un aliciente para toda la comunidad de vecinos y de los alrededores y a principios de verano se tuvieron que llenar con cubas porque la red de suministro no permitía que llegara el agua, según explica Tejada.

FUENTE: www.burgosconecta.es