NoticiasEl depósito de Salcedillo tiene la puerta forzada igual que el de Las Ollas, en Río Trueba. - Foto DB - Una Gota de Agua Burgos

El alcalde pedáneo, Roberto Ortiz, pide a los vecinos de Salcedillo y la zona media de Trueba que se abstengan de consumirla de la red hasta que, al menos, repare las puertas, totalmente destrozadas.

Un sabotaje en toda regla ha dejado prácticamente inutilizados los depósitos del barrio de Salcedillo y de Las Ollas, éste último en Trueba, donde todas las tuberías de entrada y salida del agua, así como de vaciado, las llaves de paso, contadores y otros elementos han sido atacados con sierras o un pico, según los casos. Ante estos hechos, el alcalde pedáneo de Las Machorras, Roberto Ortiz, pide a los vecinos y propietarios de las 106 cabañas afectadas que se abstengan de consumir el agua de la red hasta que, al menos, haya reparado las puertas de entrada en los depósitos o instalado unas nuevas, dado que están destrozadas.

«Ahora no puedo garantizar la calidad del agua para consumo  porque cualquiera puede acceder a los depósitos», afirma Ortiz. No obstante, sí se puede utilizar para tareas de limpieza, dado que por suerte, los manantiales cuentan con agua en abundancia estos días y, a pesar de las roturas de las tuberías, parte del líquido sigue fluyendo y abasteciendo a las cabañas, algunas ocupadas por negocios, alojamientos de turismo rural o un restaurante, entre otros.

Ortiz presentó ayer una denuncia ante la Guardia Civil por estos hechos, aunque podrían haber ocurrido la pasada semana, cuando un vecino le advirtió de que veía agua salir del depósito de Las Ollas, a unos 4 kilómetros de distancia del de Salcedillo. Por motivos de trabajo, el alcalde tardó unos días en poder acudir a inspeccionar lo ocurrido y fue el lunes cuando comprobó los daños, realizados con la única intención de causar un perjuicio a la pedanía y a los vecinos. En el depósito de Las Ollas parece haberse utilizado un instrumento punzante para agujerear las tuberías, mientras que en Salcedillo las han cortado con una sierra y, además, lo más cerca posible al hormigón para dificultar más la reparación. Ahora, toda la zona de instrumentación de los depósitos está inundada por el agua que se escapa de las tuberías rotas.

Conocedores de la zona. El alcalde asegura que durante los últimos 15 años, los depósitos han funcionado sin problemas y no ha habido quejas, por lo que ignora quien o quienes han podido ser los autores de los daños. Pero si apunta a que han sido personas «que conocen bien nuestra zona, porque el depósito de Las Ollas está alejado unos 3 kilómetros de la carretera de Trueba y no se ve desde ella». Ortiz aún desconoce cuánto va a costar este sabotaje a la pedanía, pero ya está pensando en tomar medidas de seguridad para que estos hechos no se vuelvan a repetir, bien mediante la instalación de cámaras de videovigilancia o de alarmas, algo que podría encarecer el recibo.

En Las Machorras, una red de nada menos que diez depósitos, habilitada por la pedanía con subvenciones de diferentes administraciones y fondos propios, logra llevar el agua a prácticamente todas las cabañas habitadas y en uso de los valles de Lunada, Trueba y La Sía, así como al pueblo. Algunas cabañas siguen abasteciéndose con medios propios compartiendo manantiales privados.

Fuente: diariodeburgos.es